Apertura de cajas fuertes

Ventajas e inconvenientes de las cajas de seguridad

Ventajas e inconvenientes de las cajas de seguridad

Las cajas de seguridad constituyen un dispositivo de primer orden cuando se trata de poner a resguardo objetos o documentos de especial valor. 

A la hora de instalar una caja de seguridad debe tenerse especialmente en cuenta el tipo de cerradura, pues no en vano la elección de una buena cerradura resulta esencial a efectos tanto de seguridad como de funcionalidad. Las cerraduras de cajas fuertes pueden ser en este sentido de varios tipos, presentando cada uno de ellos ventajas e inconvenientes:

1. Cerradura de llave. Es el más sencillo de todos los tipos de cerraduras de cajas fuertes, con un sistema de apertura y cierre que se acciona simplemente utilizando una llave. La principal ventaja de este sistema es su sencillez en su uso; así como, en caso de avería, la facilidad para cambiar la cerradura de la caja fuerte. En cuanto a sus inconvenientes, el más importante sería el relacionado con la custodia de la llave.

2. Cerradura de combinación mecánica. Su funcionamiento se basa en una ruleta externa a la que se efectúa una serie de giros en ambos sentidos siguiendo un determinado código numérico, hasta disponer en forma correcta los discos internos que permitan el desbloqueo de la cerradura. Una de las ventajas más destacadas de este tipo de cerradura es que funciona sin necesidad de baterías lo que facilita su mantenimiento. Entre los inconvenientes estaría la necesidad de memorizar tanto el código como la dirección de giro de la ruleta en cada movimiento. 

3. Cerradura electrónica para caja fuerte. Este sistema permite el cierre y apertura de cajas fuertes de un modo sumamente sencillo y eficaz, pues solo es necesario introducir un determinado código de seguridad a través de un teclado numérico para proceder al bloqueo y desbloqueo de la cerradura. Una avanzada variante de cerradura electrónica para caja fuerte es la que dispone de temporizadores para programar bloqueos en determinados tramos horarios o aperturas retardadas. Las principales ventajas de estas cerraduras radican en su facilidad de uso y gran eficacia. El inconveniente que tienen es que funcionan mediante baterías que deben ser sustituidas una vez agotadas. 

4. Cerradura biométrica. Realizan el desbloqueo analizando una determinada característica física del usuario como la retina del ojo o la huella dactilar. Su principal ventaja es que no necesitan de ningún mecanismo externo para la apertura de cajas fuertes. Su principal inconveniente es su elevado precio.

En conclusión, teniendo en cuenta las ventajas e inconvenientes de los diferentes tipos de cajas de seguridad, cada usuario deberá elegir el que mejor se adapte a sus necesidades y, en su caso, plantearse cambiar la cerradura de la caja fuerte.